UN PROYECTO SIN DEADLINE

Hoy, viernes, 6 de octubre de 2023 me decidí a escribir.

Lo que he estado sintiendo últimamente creo que nunca lo había sentido. 

🙂

Es viernes, pero es un viernes especial. Este fin de semana vamos a Honda nuevamente, y es que desde que empezamos este proyecto, los días previos a viajar a nuestra casa se han vuelto emocionantes, cargados de energía y expectativas. Me encanta que desde temprano estamos cuadrando Juan y yo qué vamos a llevar, si ya están reservados los cupos para las guarderías, que nos falta, cuál es el plan de este fin de semana. El WhatsApp se llena de stickers y risas escritas.

Ahora los días se me pasan visualizándome en esa casa que estamos construyendo, y la veo con tanto amor. Me imagino casi siempre en las mañanas, __suena en el fondo Banana Pancakes de Jack Johnson__ estoy preparando el desayuno, tomándome un café con Juan, recordándonos el uno al otro como fue que hicimos esto o aquello. Cleo y Bertha están ahí acostadas esperando que algo de comida caiga al piso para comérselo. Archibaldo está en el muro que queda más abajo simplemente olfateando y mirando la montaña. Chimuelo y Fermín están haciendo pereza cada uno en una silla del comedor. Todos presentes.

Y lo veo como un proyecto sin deadline, sin fecha de corte, porque no tenemos afán, porque vamos a cuidar lo que hicimos y vamos a seguir haciendo.

Este proyecto es más que hacer una casa, es haber encontrado un propósito <3


4 respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más posts